Ascenso

Se trata de un click en la cabeza,
traiga en el solar dictatorial mientras los carruajes de deshacen,
pequeñas rupturas
en la maleza del ganglio.
Luego estoy volando.

Como una tabla de surfear
pero con menos maliciosa turbulencia
sin fricción
ni amontonamiento de la tribu.
El aire sostiene
e insinúa.

Ni aleteos de imaginadas alas
o mecanismos que almas ordenadas puedan fabricar.
Éste simplemente soy yo
sin gravedad,
rutinas de pies.

Una mente liberada –
una parte lee mapas de la atmósfera
senderos térmicos
chisme en corrientes de aire.
El resto está ahogándose con ojos desviados
a la vida humana, vuelta diminuta –
un mosaico de congregación.

No hay distancia, aunque el contacto se vuelve
una convención que se ha dejado caer en el camino.

Este es el tiempo más vivo
aunque sospecho que estoy dormido.
Esa materia de cuerpos y lo real
es un debate a la deriva.

Estoy esperando
(algunos pasos más cerca del espacio vacío)
fogonazos solares, epifanía/
una colaboración de cacatúas.

O el cambio meridional que me devuelva
vertiginosamente a la carne.

Advertisements