Girilan

Esta docena de turistas divertidos rodea a
un dragón muerto sobre la arena.

Su última ferocidad,
el olor fétido que blinda cada final.
Las aletas ya delicadas se recortan para hacer un encaje por la escisión de los cangrejos.
Bajo una corona de moscas el espíritu se ve urgido a tasajear carne.

Un arpa de dientes
se extiende hacia la voz.

Un mapa de columna vertebral conduce hacia espuma de mar.
Limpiado higiénicamente
bajo la asepsia de bombillas de flash.

Cualquier cambio en la marea enviará este
estrellarse, al cuento.
Hay historia,
pero no quiere contar.

.

.

.

.

 

Advertisements